Aunque varios estudios de laboratorio han utilizado frecuencias RF similares a las que se utilizan en los teléfonos móviles, relativamente pocos han empleado condiciones de exposición características de las exposiciones típicas del hombre a los teléfonos móviles o las estaciones de base. Muchas de ellas han evaluado las respuestas fisiológicas y termoregulatorias, el comportamiento, los cambios oculares, y las consecuencias adversas para la reproducción después de la exposición intensa a campos RF/MW de altos niveles.

Los estudios In Vitro utilizan experimentos de cultivos de células humanas o de mamíferos para evaluar la interacción celular específica y el nivel de la interacción del tejido entre factores en un medio muy controlado. Algunos factores pueden variarse fácilmente con precisión y sumo cuidado (e.g., el cambio de la duración de la exposición, la temperatura o la intensidad) como una forma para determinar las relaciones dosis-respuesta, los niveles límites del efecto, y otros factores que son esenciales para comprender los mecanismos de interacción cuantitativa (Cleary, 1996). La desventaja de las pruebas in Vitro es que las células se aíslan o se separan de los complejos sistemas del cuerpo. Los estudios in Vitro proporcionan la comprensión de las alteraciones fisiológicas potenciales en el nivel celular básico debido a la radiación y otros efectos, y son necesarios para la evaluación de los efectos para la salud humana de la exposición crónica o a largo plazo a campos EM.

Los estudios In Vivo (en animales) se utilizan para evaluar los efectos biológicos de agentes potencialmente peligrosos y proporcionan la oportunidad de conducir experimentos bajo condiciones muy controladas que no son logística o éticamente posibles con humanos. La extrapolación de evidencias de toxicidad entre las especies puede ser limitada, pero la demostración de toxicidad en una especie aumenta la credibilidad de un efecto similar en otras especies (Siematycki, 1993). Sin embargo, los estudios en animales no pueden contemplar muchos factores de la exposición humana que tienen una base sociológica o geográfica, como por ejemplo el uso personal del teléfono móvil en diferentes situaciones.  Puede parecer que algunos experimentos sugieran un efecto adverso provocado por la exposición a la RF, pero el resultado puede deberse más al diseño del experimento que a la exposición misma. Por ejemplo, Stang y colegas (2001) mostraron que la inmovilización de los animales puede llevar a una respuesta de stress significativo que puede ser erróneamente interpretada como resultado de la radiación de la RF.

Se incluyen varias secciones:

 



Pàgina Inicial             Otros sitios              Mapa de este sitio               Contáctenos
© Centros McLaughlin para la Evaluación de Riesgo de Salud de la Población